¿Cómo Cepillar los Dientes con Bicarbonato?

Cuando creas que no puedes amar más el bicarbonato de sodio , después de haber logrado quitar esa molesta mancha de la alfombra y darle una segunda vida a tus zapatillas blancas favoritas , esto es lo que te sorprende de nuevo, y de inmediato te muestra otra de sus propiedad cristalina, literalmente . Debido a que el bicarbonato de sodio en los dientes tiene un poderoso efecto de blanqueamiento, es este articulo conocerás como cepillar los dientes con bicarbonato para que estos tomen su color natural.

El bicarbonato de sodio se usa comúnmente en consultorios dentales al final de las sesiones de higiene como parte de la práctica definida como ” pulido por aire”, que se lleva a cabo aplicando un aerosol que consiste en agua, aire y bicarbonato de sodio en los dientes. La misma sustancia natural también se puede usar en el hogar para lograr el blanqueamiento natural sin comprar productos caros que contienen agentes químicos de varios tipos. Además de pulir el esmalte y eliminar las manchas oscuras, el bicarbonato también ayuda a eliminar la placa que cubre los dientes gracias a la acción limpiadora y abrasiva de los pequeños granos que componen esta sustancia.

instrucciones de uso

El bicarbonato de sodio está fácilmente disponible en el mercado, al igual que los otros componentes necesarios para preparar una pasta blanqueadora natural en el hogar. De hecho, es necesario tener un limón para hacer unas gotas, para mezclarlo con bicarbonato. Estos son todos los pasos a seguir semanalmente:

  • tome con una cucharadita una pequeña dosis de bicarbonato de sodio;
  • vierta unas gotas de jugo de limón sobre el bicarbonato de sodio;
  • tomar la mezcla con el cepillo de dientes y frotar suavemente contra los dientes;
  • enjuague bien con agua.

Alternativamente, también puede usar bicarbonato de sodio y agua mezclados para cepillarse durante un par de minutos. Incluso en este caso, se recomienda un enjuague minucioso para eliminar cualquier residuo.

Contraindicaciones y riesgos

Como se mencionó, la limpieza de los dientes con bicarbonato de sodio se puede realizar una vez por semana, pero no puede convertirse en un hábito diario. En algunos casos, como en presencia de enfermedades sistémicas que afectan negativamente el PH oral, como hipertensión, insuficiencia renal y enfermedad de Addison, que implica una hipofunción de la corteza suprarrenal, el uso de bicarbonato puede exacerbar el trastorno. . En estos casos, es importante pedirle a su dentista una consulta para obtener una opinión profesional adecuada.

Sin embargo, incluso sin enfermedades específicas, el uso de bicarbonato de sodio para cepillarse los dientes puede exponerlo a una serie de riesgos que no deben subestimarse:

  • inadvertidamente tragar bicarbonato puede producir quemaduras de la mucosa oral;
  • cepillarse los dientes con bicarbonato con demasiada frecuencia altera el pH de la boca y la cavidad oral, dañando el equilibrio de la flora bacteriana;
  • el bicarbonato de sodio puede ser demasiado abrasivo no solo para el esmalte sino también para las encías, que pueden sangrar fácilmente;
  • en presencia de problemas previos con dentina o cemento radicular, el bicarbonato corre el riesgo de causar un claro empeoramiento de los síntomas;
  • La abrasión excesiva causada por el bicarbonato puede causar una mayor sensibilidad dental, como consecuencia de una retracción molesta de las encías.

¿Cómo Prevenir el Mal Aliento?

L ‘ halitosis es una condición que indica un desagradable aliento fétido. Está muy extendido y afecta, al menos una vez en la vida, al 90 por ciento de la población. El fenómeno es más frecuente en la mañana, debido al hecho de que durante la noche disminuye la secreción salival, en la cual existe un verdadero antibiótico natural capaz de prevenir infecciones bacterianas.

Causas del mal Aliento 

Muchos piensan que el olor del aliento tiene una estrecha relación con el mecanismo de la digestión , que si funciona mal hace que el olor de nuestra boca sea malo. Nada podría estar más mal. El olor de la respiración generalmente no tiene relación con la digestión, porque el esófago se comunica con la cavidad faríngea solo en el momento de la deglución.

En realidad, la halitosis puede ser producida por una mala higiene bucal y dental, por la presencia de caries, por la indigestión de alimentos muy particulares (por ejemplo, cebolla y ajo), por fumar y alcohol. Otras causas residen en trastornos relacionados precisamente con la faringe: catarro, moco, goteo nasal, resfriado. La halitosis crónica es una forma persistente y duradera del trastorno, generalmente causada por una inflamación extensa de las encías.

Síntomas del Mal Aliento

El síntoma principal es único: un mal aliento, lo que genera vergüenza e incluso molestia para quienes nos rodean. Un segundo síntoma generalizado es el de poca salivación. A su vez, la halitosis puede ser un síntoma de enfermedades respiratorias, como la sinusitis, o puede ocurrir durante enfermedades generales, como la diabetes, debido a la acumulación de sustancias particulares en la sangre.

Cómo Prevenir el Mal Aliento

La prevención de la halitosis comienza con la higiene oral. Antes de contactar a su médico o dentista, puede intentar implementar una serie de estrategias para tratar de resolver el problema de forma independiente. Como primera acción preventiva, se requiere una correcta higiene bucal con enjuague bucal, hilo dental, pasta de dientes y un cepillo para la lengua.

  • Cepíllate los dientes mañana y tarde y cada vez que comas algo, para evitar que las bacterias se depositen en la cavidad oral, cuidando de cepillarte bien la lengua. Use cremas dentales enriquecidas con flúor para prevenir la formación de caries, una posible causa de halitosis. También use hilo dental todas las noches para mejorar la limpieza dental.
  • Acude al dentista para un chequeo al menos una vez al año y realiza una limpieza completa de los dientes al menos dos veces al año. Si tiene dentaduras postizas o prótesis dentales, a menudo debe desinfectarlas con productos especiales.
  • No fume Fumar no solo seca la boca, sino que la nicotina contrae los vasos sanguíneos. Esta combinación disminuye el flujo de saliva, alterando el proceso normal de funcionamiento de la boca causando mal aliento. Además, fumar mancha los dientes, irrita las encías y eventualmente causa la pérdida del gusto. ¡Por eso es importante detenerse!
  • No beba . Evite el café y las bebidas alcohólicas: ambos crean un ambiente adecuado para la proliferación de bacterias en la boca, causando mal aliento. Deshidratan las membranas mucosas promoviendo aún más la persistencia de las bacterias. El consumo excesivo de alcohol también causa una disminución en el sistema inmune, lo que lo expone más a posibles infecciones.
  • Come más frutas y verduras . Rico en fibra, las verduras verdes ayudan a mantener la boca fresca y limpia. También crean un ambiente más alcalino que contrarresta el ácido del cuerpo del que proviene el aliento pesado. La estructura de las manzanas, el apio y las zanahorias puede eliminar la comida que se desliza entre los dientes y elimina las bacterias. Rico en agua, el apio se puede consumir como desinfectante para la boca.
  • No te saltes las comidas. El ayuno prolongado, de hecho, altera la acidez de la cavidad oral y aumenta el metabolismo de las bacterias que se encuentran en los residuos de alimentos presentes en la boca.
  • Elimine los alimentos picantes, el ajo y la cebolla y evite los azúcares y los dulces.
  • Evite los alimentos salados que hacen pobre la salivación y también reducen el consumo de carne.
  • Usa hierbas y especias. Mastique perejil fresco y ocasionalmente algunas hojas de menta o salvia. Son pequeñas plántulas que se pueden cultivar fácilmente incluso en el hogar que, además de ayudar a prevenir la halitosis, también son muy útiles en la cocina.
  • Bebe té verde. El té contiene polifenoles que ayudan a eliminar los compuestos de azufre y a reducir las bacterias de la cavidad oral. También promueve la hidratación de la boca. Para un resultado ideal, bebe más tazas de té al día, sin agregar azúcar.

¿Cómo Evitar las Caries?

La caries dental, también conocida como caries, es una de las enfermedades orales más comunes.

¿Qué es la caries?

La caries es causada por el ácido producido por las bacterias de la placa dental. Con el tiempo, el ácido disuelve los tejidos duros de los dientes (esmalte y dentina). Inicialmente, la lesión de la caries se limita al esmalte, pero cuando la lesión progresa y alcanza el interior del diente, la dentina, por lo general, es necesario rellenar.

Causas de caries

Cada vez que come o bebe algo, las bacterias en la boca comienzan a producir ácidos que disuelven parte de los tejidos duros del diente (esmalte y dentina). La saliva ayuda a eliminar el exceso de comida y neutraliza el ácido. Los minerales de saliva y pasta de dientes reparan el tejido duro dañado.

Los dulces y las bebidas, los refrigerios frecuentes entre comidas o la mala higiene bucal conducen a una mayor producción de ácido por las bacterias. Esta producción aumentada y frecuente de ácido no le dará al diente la oportunidad de recuperarse entre comidas y se desarrollará una lesión de caries (caries).

Es necesaria una buena higiene bucal para prevenir el crecimiento de la placa dental, pero el fluoruro y la dieta son factores igualmente importantes en el desarrollo de caries.

El diente es una de las partes importantes del cuerpo que usamos para morder y comer alimentos duros. Las caries dentales son comunes en los niños, ya que consumen montones y montones de chocolates. Este es realmente un problema importante que debemos resolver desde el principio, de lo contrario podría dañar todos nuestros dientes. Además, es mejor tomar algunas medidas para prevenir las caries en el diente. Las caries dentales generan un dolor enorme que es muy difícil de soportar incluso en adultos.

¿Desea conocer en detalle las medidas preventivas para las caries dentales?

  1. cepillarse los dientes dos veces por día nos protege de todos los problemas dentales. Una pasta dental que contiene flúor funciona muy bien en la prevención de caries dentales. Por lo tanto, proteja su diente de algunas complicaciones graves cepillándose los dientes regularmente durante dos minutos.
  2. El enjuague bucal contiene fluoruro y algunos otros ingredientes naturales como la menta. Por lo tanto, nos da una boca fresca y no maloliente que cada uno de nosotros desea. El uso del enjuague bucal diario ahorra caries y caries. Siempre debemos enjuagarnos la boca cada vez que terminemos de comer algo y esto hace que la comida no se quede atrás en los huecos de los dientes.
  3. visite a un dentista y realice una prueba dental de rutina para que descubramos si hay algún problema importante en el diente. La limpieza de los dientes y los exámenes dentales regulares se pueden realizar una vez cada seis meses para evitar todas estas complicaciones.
  1. Las caries y las caries generalmente ocurren solo debido al atrapamiento de pequeñas sustancias alimenticias. Los selladores dentales ayudarán a sellar los huecos en el diente para que no queden partículas de comida allí.
  2. beber agua del grifo directamente nos salva de la caries dental. Sin embargo, corremos tras el agua mineral, reflexionando sobre ello como lo mejor para la salud. Este no es el hecho real y si estamos consumiendo agua embotellada, la mezclamos con agua del grifo para eliminar varios problemas dentales.
  3. Hay algunos alimentos que son realmente una dicha para el diente. Investigue y comience a comer esos dientes de comida saludable para mantenerse alejado de las caries dentales y las caries. Debemos tratar de evitar comer dulces azucarados. Los alimentos como el queso, las verduras y las frutas frescas son realmente útiles para proteger sus dientes.

Por lo tanto, concluir que sigue las sugerencias anteriores correctamente y siempre trae una sonrisa maravillosa con usted.